Muchas veces  hemos visto a personas practicando ciclo indoor, que no siguen el ritmo musical mientras pedalean durante la clase. Como ya sabéis uno de los factores que debemos controlar a la hora de pedalear es el de acompasar el golpe musical con las fase de impulsión en la cual actuamos directamente haciendo presión sobre el pedal. Hablando mucho más claro, al oír el golpe que nos marca el ritmo , aplicamos la máxima presión sobre el pedal, hecho que se realiza en la fase de “impulsión” de la pedalada.

A la hora de marcar el ritmo musical debe de sernos indiferente hacerlo con una pierna o la otra, es decir podemos marcar el golpeo aplicando presión con el pie derecho o izquierdo, aunque existe la creencia de que todos los alumnos deben hacerlo con la misma pierna al mismo tiempo. Realmente hacerlo todos de una forma sincronizada resulta mucho más gratificante estéticamente, ya que nos proporciona la sensación de una coordinación perfecta, como si pareciese un autentico desfile militar o bien una actuación de natación sincronizada. Esto es algo que queda bien cara a la galería

pedaleo

Fases de la pedalada

Antes de empezar vamos a ver como funciona por encima nuestro cerebro.

El Cerebro humano

El cerebro humano está formado por dos mitades o hemisferios, el izquierdo y el derecho. Aunque ambas mitades están conectadas entre sí, existen ciertas diferencias entre las personas que desarrollan más un hemisferio que otro.

Así, la imaginación y la creatividad suelen ser características de las personas que desarrollan más su hemisferio derecho; mientras que la lógica o las matemáticas, son la especialidad de aquellos que utilizan más su hemisferio izquierdo.

El hemisferio derecho:

Tiene una forma de elaborar y procesar información distinta del izquierdo. Es un hemisferio integrador, especializado en sensaciones, sentimientos y habilidades especiales visuales y sonoras, como la música o el arte, pero no verbales.

Integra varios tipos de información (sonidos, imágenes, olores, sensaciones) y los transmite como un todo. En él se ubican la percepción u orientación espacial, la facultad para captar o expresar emociones o  controlar los aspectos no verbales de la comunicación.

Además también está relacionado con la intuición o el recuerdo de caras, voces, o sonidos. Esta parte del cerebro piensa y recuerda en imágenes, por lo que las personas que tengan más desarrollada esta parte del cerebro recuerdan, apreden e incluso estudian de forma visual.

Actividades como dibujar, soñar despiertos, la lectura, meditación, ejercicio físico, la música o escribir un diario son más comunes entre las personas que utilizan más el hemisferio derecho de su cerebro.psicoterapia-terapias-neuronales-terapia-neuronal

El  hemisferio izquierdo:

Está relacionado con la parte verbal. Es la parte motriz capaz de reconocer grupos de letras formando palabras y grupos de palabras formando frases. También se ocupa de la aritmética y la lógica.

Esta mitad es la más compleja y es la dominante en la mayoría de individuos. En ella se encuentran dos estructuras relacionadas con la capacidad lingüística del ser humano: el ‘área de broca’ y el ‘área de Wernicke’. La primera de ellas tiene como función la expresión oral, mientras que la segunda es la que se encarga  de la comprensión del lenguaje.


Cuando asistís a una convención o bien una Master Class de vuestros instructores favoritos veréis con gran admiración que todos llevan el ritmo marcando con la misma pierna y que la coordinación entre ellos se realiza de una forma prácticamente perfecta, pero en el mundo real y en las clases a las que asistis habitualmente este hecho no ocurre y algunos marcaréis el ritmo o bien con la pierna derecha y otros con la izquierda. ¿Quiere decir esto que estáis haciendo algo mal? La respuesta es: NO, en absoluto, lo importante es marcar bien el ritmo, no importa que cada uno lo haga con la pierna que quiera.

sanlorenzo_cicloindoor

Bueno vale ya de rollos, y pasemos a lo importante de el caso, que es lo siguiente :

¿Que ocurre con aquellas personas que son realmente incapaces de marcar el ritmo musical?

Pues entramos realmente en materia acerca de este problema.

Existen personas que son incapaces de poder marcar el ritmo musical en una sesión de ciclo indoor, y no por que no quieran, sino que realmente es porque les resulta imposible o bien sufren del denominado síndrome de “arritmia musical“, pero, ¿realmente existe la arritmia musical? Para descubrirlo vamos a realizar un copy/pega de una articulo publicado en una revista científica.


Un estudio, de la Universidad McGill y la Universidad de Montreal, ambas en Canadá, sugiere que las personas pueden tener “arritmia musical”, es decir la incapacidad de moverse al ritmo de la música.

Para investigar si existe una excusa biológica para las personas que bailan mal, los científicos compararon a dos participantes arrítmicos con 32 participantes de control. Se le pidió a los participantes golpear el suelo con su pie sin un sonido de fondo, lo que todos lograron sin mayor problema. Lo que descarta una deficiencia motriz en general. Al añadir música, los participantes arrítmicos no consiguieron mantener una sincronía con los cambios de tiempo.

El equipo de investigadores, concluyó que la arritmia musical, a pesar de ser rara, es un trastorno que afecta la manera en cómo los ritmos biológicos internos reaccionan a las señales externas. Los ritmos biológicos son patrones naturales que nos permiten realizar actividades como comer o dormir. Otros comportamientos rítmicos son impulsados por señas externa, cómo cuando moderamos la velocidad de nuestra caminata para que coincida con la de nuestra pareja.

Los resultados, publicados en el diario The Philosophical Transactions of the Royal Society, sugieren que los individuos arrítmicos tienen una capacidad menor de sincronizar su ritmo biológico con una señal externa, lo que explicaría su dificultad para seguir el ritmo de una canción al bailar.


No empecemos a sacar conclusiones extrañas como que si no se bailar,  no puedo hacer ciclo indoor porque seré incapaz de llevar el ritmo de la música. Esto no es ni mucho menos así. Pueden darse diversos factores a la hora de llevar el ritmo en una clase de ciclo indoor, como por ejemplo la cadencia de pedaleo. A cadencias muy altas la cantidad de personas que son capaces de marcar el ritmo musical  es menor ya que la coordinación va disminuyendo por factores como su estado físico o bien la falta de concentración durante la ejecución del ejercicio, por ello no queremos decir que son arrítmicas musicalmente, sino que deberán entrenar estos puntos débiles. En este artículo hablamos de aquellas personas que ni siquiera a cadencias de pedaleo sumamente bajas, son incapaces de hacerlo.

¿Existe alguna solución?

Si existe, y más que cura es un tipo de entrenamiento del oído musical, mediante la realización de ejercicios de coordinación y tiempos. Quedémonos con la siguiente fórmula:

COORDINACIÓN + A TEMPO = SENTIDO DEL RITMO

 

Lo primero que deberemos hacer es potenciar la coordinación, el sentido del ritmo se desarrollará después, cuando tengamos un esquema corporal a través del cual podamos exteriorizar nuestro pulso interno.

Utilizamos juegos didácticos, juegos de palabras, juegos de mesa y vayamos introduciendo algún movimiento repetitivo a modo de obstinato (es una técnica de composición consistente en una sucesión de compases con una secuencia de notas de las que una o varias se repiten exactamente en cada compás. De ahí su nombre en italiano, que significa ‘obstinamento, empeño en repetir lo mismo) como por ejemplo mover la cabeza, levantar los brazos, saltar en un momento dado, etc.. y posteriormente sumarle un patrón rítmico como por ejemplo tocar las palmas, golpear sobre la mesa con una cuchara etc..

Vamos a poner otro ejemplo mediante la realización del siguiente ejercicio:

Con el pie derecho golpear el suelo ala vez que con las dos manos tocar o palpar las rodillas, a eso lo llamaremos tiempo 1, luego viene lo divertido, con el pie izquierdo hacemos lo mismo pero en vez de tocar las rodillas vamos a aplaudir, ese es el tiempo 2, luego repetimos el tiempo 1 y cuando vayamos al tiempo dos en vez de aplaudir chaqueteamos los dedos, y así vamos alternando, empezando despacio y con calma, repitiendo 1 2 y 1 2 .

De esta manera podremos poco a poco ir desarrollando la técnica para poder encontrar con el tiempo el sentido del ritmo musical. El aprendizaje para que podamos controlarlo y poder extrapolarlo a nuestras clases de ciclo indoor requiere de persistencia y ganas de superarnos. Al final a base de ejercicios y  entrenamiento podremos lograrlo. NO desfallezcáis, al final lo acabas consiguiendo.


Aclaraciones.

Este post está dedicado a esa minoría de practicantes de ciclo que son incapaces de poder llevar el ritmo musical, independientemente de la cadencia y resistencia aplicada durante cualquier punto de la sesión. Tenemos que diferenciar claramente a estas personas, que aunque intentan día a día superarse e intentan realizar el ejercicio correctamente, son incapaces de hacerlo, ya que realmente tienen un problema de coordinación musica/pedalada.

Como instructores de ciclo indoor se debe de prestar especial atención a ellas y procurar suministrarles la ayuda necesaria para que puedan afrontar el problema.

Nada de este post tiene que ver con aquell@s que no hacen las cosas por apatía o por falta de concentración e interés, así como por falta de espiritu de superación y sacrificio.

Diferenciemos el, “quiero y no puedo, pero lo intento“, con el, “puedo pero no quiero“, por el motivo que sea.

En el ciclo indoor, una de las premisas principales, es la de seguir el ritmo que nos marque la música, sea bajo la resistencia que sea (siempre bajo la batuta del instructor)

De nada sirve subir resistencia sin control, sino somos capaces de ir al ritmo que nos marque la música. A veces vale más bajarla un poco y saber que estamos cumpliendo esta premisa.

Hasta nuestro próximo artículo.

Soy instructor y cada día acude menos gente a mis clases. ¿Qué puedo hacer?
Sesión de Ciclo Indoor "Be reborn"
Comparte si te gusta
  • 42
  •  
  • 42
    Shares

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies