Esta entrada es una reflexión particular de este blog, por lo tanto podrá coincidir o no con aquell@ de vosotr@s que día a día os sentáis encima de la bicicleta que se encuentra situada en la tarima cara a vuestr@s alumn@s, y en parte también a la gente que día a día acude a una sesión de ciclo indoor, como alumn@.

Aprovecho estas líneas para identificar los puntos débiles y los fuertes que diferencian a unos instructores/as de otr@s, y repito siempre desde una visión personal de aquello que me parece correcto y aquello que no.

Para comenzar vamos a volver a explicar que es lo que debe de hacer un instructor de ciclo indoor/Spinnig(r) en su trabajo diario. Este punto lo vamos a resumir en las siguientes tareas.

 

  1. Plantear el entrenamiento (interválico, fuerza, recuperación, etc..) a realizar en cada sesión.
  2. Aplicar ese entrenamiento a la realización de dicha sesión (recopilar la música, mezclarla, realizar la gráfica, etc..)
  3. Entrenar esa sesión de forma particular, para poder encontrar, fallos, antes de poder aplicarla a sus alumn@s.
  4. Dirigir las clases aplicando todo aquello que ha estado construyendo, para poder adaptarla a todos los tipos de alumn@s que acuden a sus clases.
  5. Motivar, siempre utilizando el refuerzo positivo con sus alumn@s, para que alcancen con el tiempo sus objetivos.
  6. Velar por su seguridad durante la clase corrigiéndoles en cualquier momento durante la sesión.

Puedo hablar de muchos más aspectos, pero voy a ceñirme solamente a estos.

El trabajo de un instructor/a como sabéis no sólo está compuesto por el momento en el que dirige una sesión delante de los alumn@s. Existe un gran trabajo detrás, y muy complicado, que conlleva muchas horas de esfuerzo, tarea que muchas personas no ven, o no conocen. Trabajo y esfuerzo diario, con el único objetivo de que cuando se encuentre encima de la bicicleta delante de ell@s, su única satisfacción será ver el esfuerzo reflejado en sus caras para que consigan sus objetivos, pero caras que a la vez reflejan alegría provocada por el  fantástico rato de diversión que se han regalado a si mismos a través de su trabajo. Esto es lo que realmente merece la pena al subirse a una tarima.

¿Debe de entrenar la sesión el instructor durante sus clases?

 

Este es un debate que seguramente habrá profesionales que no piensen lo mismo, pero yo voy a dar mi opinión.

NO, y lo voy a explicar. Más arriba he hablado de las obligaciones de un instructor de ciclo, si entrenar lo llevamos al momento en el cual se está impartiendo una clase, llegaremos a la conclusión de que esas funciones quedan mermadas y nos apartamos del rool de instructor/a  pasando de nuevo al de alumn@.

¿Y por qué?

 

Si entrenamos durante la sesión, vamos a intentar realizarla como en principio nos habíamos propuesto, pero siempre desde nuestro punto de vista particular y adaptado a nuestra propia condición física, que no tiene que coincidir, y no coincidirá nunca, con el del resto de practicantes durante la clase. No podemos exigir a nuestros alumn@s que se pongan a nuestro mismo nivel de exigencia, ya que habrá personas de diferentes grupos (iniciados, intermedios, expertos) dependiendo de cuanto tiempo lleven practicando la actividad y de su estado físico actual.

Si nos centramos en entrenar siendo instructor/a durante la clase, perderemos la atención en los alumn@s, y viceversa, nos olvidaremos de dirigirlos, corregirlos, y motivarlos, ya que nos centraremos en nosotros mismos, y la palabra instructor perderá su esencia. Aquellos mínimos detalles que te diferencian de otr@s instructores/as, como por ejemplo levantarte de la bici e ir a recoger un simple bidón de bebida que se le ha caído a un alumn@ durante su entrenamiento, para que no pierda la concentración en su esfuerzo, son lo que te diferencia de los demás. Poco a poco tu objetivo principal consistirá en que tus alumn@s te veán como la pieza indispensable para que ell@s puedan alcanzar sus objetivos. Tu función como instructor/a es dirigir, pero no a ti mismo sino a tus alumn@s. Tu ya tendrás tu oportunidad de entrenar, pero no cuando tu trabajo está dirigido a ell@s.

Este error es muy común, sobre todo entre los nuevos instructores/as que comienzan a impartir ciclo indoor, ya que cruzar la barrera que separa  instructor/a y alumno@ lleva su tiempo. Hay que resetear el chip de nuestra cabeza y ponerlo en modo “intructor/a” pensando que ahora ya no sólo dependemos de nosotr@s, sino que ahora, hay otr@s que también dependen de nosotr@s.

Por otro lado decir que también somos humanos y como tales nos agotamos, tenemos dolor,  y eso da lugar a un cansancio extremo, muchas veces derivado también por la cantidad de clases que impartimos, por el cual ya no podemos transmitir ni motivar de la misma manera de como lo haríamos si estuviésemos centrados en lo que realmente es nuestra labor.

No me hago a la idea de un instructor/a con 20 clases a la semana de ciclo indoor, o más, en algunos casos, que sea capaz de poder exigirse entrenar una sesión a alto nivel. Sería inaceptable lesionarse de esa manera inconsciente por satisfacer su ego. Al final los perjudicados de todo este caos, van a ser sus alumn@s y el propio instructor/a.

Que un instructor/a disfrute de manera personal, no tiene porque coincidir con que lo hagan sus alumn@s. El “SUBIDÓN”, la adrenalina que te invade cuando diriges una clase, debe de estar controlada, y siempre dirigida a que con ella contagies a esas personas que dependen de ti. Debes de ser generos@ y convertir esa experiencia particular en una experiencia de la totalidad del grupo al cual te diriges. Resumiendo, “SUBIDÓN” Sí, pero de tod@s, no sólo el tuyo como instructor/a.

Las clases deberías entrenarlas de una manera particular, recopilando datos, buscando fallos, alterando tiempos, si es necesario. Debes de darte cuenta que la puesta en escena es lo más importante, para que el resultado final sea el esperado.

Sino eres capaz de motivarte tú como instructor/a a la hora de impartir una clase, es que tienes un problema. Yo particularmente me motiva el hecho de verlos disfrutar a ell@s, de verlos entrenar con ganas, de poder sacarles el máximo, y no por el echo de subirme yo a una bici, sino porque el trabajo que me ha costado realizar esa clase veo que ha tenido sus frutos, reflejado en sus caras.

El buen instructor/a no es aquel/aquella que se mata fisicamente encima de la bici, sino que en mi modesta opinión es el que es capaz de dirigir un grupo de personas, incluso pasándose la mitad de la clase fuera de la bici, pero siempre realizando todas aquellas funciones y tareas que tiene encomendadas.

No te van a valorar por lo que sudes o canses a la hora de impartir una clase. Te van a valorar, porque han puesto en ti su confianza para que les ayudes a conseguir sus objetivos yendo día a día a tus clases. Si eres capaz de lograr que una minoría del grupo deposite su confianza en ti como instructor/a para alcanzar sus objetivos habrás ganado la batalla y te convertirás en su líder, siguiéndote allí donde vallas.

Cuando escuches en algún momento de tu andadura como instructor/a comentarios del tipo: “vaya clase más floja, el instructor/a ni sudó”, no te enerves no les hagas ni caso, ese tipo de comentarios, vienen siempre de aquell@s que no conocen la diferencia entre ir a entrenar o ver entrenar. Intenta explicarles que la clase es para ell@s no para ti. Unas veces podrás convencerles y otras no. Nunca llueve a gusto de tod@s y eso deberás siempre tenerlo en cuenta, pero no es motivo de flaqueza por tu parte. Agradar a tod@s es imposible. Busca un equilibrio, y como instructor/a habrás triunfado si logras captar un grupo que te siga, aunque su numero no sea muy elevado. El tiempo te dará la razón.

Gracias.

"Eventos". Otra forma de ver el ciclo indoor
Hablemos de altas cadencias en el Ciclo Indoor.
Comparte si te gusta
  • 175
  •  
  • 175
    Shares

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies